La Iglesia y el Cesar

 

Los obispos han opinado. La jerarquía eclesiástica ha opinado. Y el PP ha dicho que la iglesia tiene derecho a opinar. Que todo el mundo tiene derecho a decir lo que piensa. Libremente y absolutamente. La jerarquía eclesiástica se posiciona cara a las elecciones de marzo y ha recomendado votar a quienes defienden sus criterios sobre familia, matrimonio, asignaturas de educación general básica, terrorismo y demás asuntos terrenales, civiles para más señas. Su portavoz dice que algunas leyes como el divorcio, el matrimonio homosexual, el aborto y la nueva asignatura de educación para la ciudadanía degeneran en una dictadura. Y para no dejarse nada en el tintero de Dios añaden que debemos votar a quienes no pactan con terroristas. Cara a las elecciones de marzo ella se posiciona claramente: hay que dar el voto a aquellos que están al lado de las opiniones de la iglesia católica, apostólica y romana. Vamos a dejarnos de eufemismos y de crear mayores confusiones: la jerarquía eclesiástica se ha posicionado desde la manifestación de diciembre en Madrid donde se pronunció a favor de la derecha. Por si alguien se escandaliza con esa actitud, añaden que ellos no van a recomendar a quiénes tenemos que votar, pero opinan sobre cómo debe ser nuestro voto y han dicho lo que han dicho en la línea de sus creencias. De acuerdo. También nosotros decimos lo que nos da la gana y en la línea de las nuestras. Y nos preguntamos por qué cuando alguien se mete con la iglesia dicen que la iglesia es perseguida y ellos se pueden meter con todo el mundo y hablar de lo divino y de lo humano sin que se les caigan los anillos obispales; y decimos que una confesión religiosa no es la más adecuada para darnos lecciones de democracia y menos aún cuando no se someten a elecciones para elegir a sus representantes y mucho menos cuando obispos y sacerdotes han apoyado con su silencio o con sus palabras a dictaduras y movimientos terroristas que aún están muy frescos en nuestra memoria. ¿De qué democracia va a hablar una iglesia que ha bendecido bajo palio al mayor de los dictadores, una iglesia que ha dado sus bendiciones a quienes fusilaban a amigos y familiares en una guerra fraticida; una iglesia designada por algunos gobiernos de derechas para pactar con banda armada? Arrieros somos y en el camino andamos. Eso por una parte. Por otra, debo añadir que una cosa es el ámbito político y otro el ámbito moral y Cañizares, por mucho que diga que está hablando de Dios y sólo de Dios, queda muy claro que está hablando del Cesar y sólo del Cesar.

 

                                               Martes 5 de enero de 2008


A %d blogueros les gusta esto: