El racismo en Canarias

Tengo una amiga dominicana que me ha comentado que de un año a esta parte (desde marzo del 2007 para ser más exactos) ha notado un cambio muy grande en los ciudadanos canarios. Que son más racistas, vamos. Ella es negra y lo nota. Antes no lo notaba. Pero ahora, gracias a determinados medios de comunicación y a grupos políticos con dirigentes que mantienen un discurso xenófobo tal y como ocurre con Coalición Canaria y algunos de sus principales dirigentes, el racismo en las islas ha sufrido un aceleramiento brutal. Lo del racismo en Canarias es algo raro y digno de estudio. ¿Recuerdan cuando ponían “Fuera godos de mierda” en los cubos de basura y en las paredes de las casas abandonadas? Ahora ponen “Fuera venezolanos de mierda”. A los racistas de Canarias les da igual la procedencia de lo “otro”, de lo ajeno, de lo foráneo. Por eso les da igual que sean negros o blancos. A muchos de ellos lo que les da miedo es que eso que viene de fuera les quite el pan de la boca y se quede con los mejores puestos de trabajo; y a unos pocos lo que les aterra es la mezcla indiscriminada de razas y culturas como si ellos fueran de sangre pura y distinta y nunca hubieran sufrido el mestizaje correspondiente. Años de emigración parece no haberles enseñado nada de nada ni siquiera el valor y la riqueza de esa mezcla. Antes eran los godos, ahora lo son los venezolanos o los colombianos. Y no digamos si, además de extranjero, eres negro. Porque últimamente si eres negro y te subes a una guagua, por ejemplo, siempre hay algún crío que te dice algo desagradable y si encima van en grupo, mucho peor; que dan hasta miedo y nadie hace nada por evitar esas situaciones. Los jóvenes los insultan y los mayores los miran atravesados como si la culpa del atasco fuera de ellos. Porque ellos tienen la culpa de todo lo malo que pasa en Canarias. Sean del país que sean. Que los racistas de Canarias no distinguen entre Colombia, Venezuela o Kenia. Que lo que les provoca ira es el color. Fundamentalmente el color de los negros que, según algunos miembros de Coalición Canaria, son los peores, sobre todo los que llegan en pateras y están acogidos en las islas; porque desde que ellos llegaron ha subido el precio de la gasolina y de las hipotecas, ha bajado el del plátano, y ahora hay más enfermedades, sobre todo del pulmón (¿??). Eso de entrada. Y, además, roban, violan y otras lindezas de las que nunca antes habíamos tenido noticias en nuestras islas paradisíacas.


A %d blogueros les gusta esto: