Del rosa al amarillo

 

Margherita Hack, astrofísica italiana con 80 años de sabiduría y conocimientos, dice que “el futuro de Italia con la pareja Ratzinger- Berlusconi da miedo”. Y vaya que si. Que lo diga uno de los grandes cerebros científicos del momento es como decir que dos y dos son cuatro. O sea, indiscutible y cierto. Y eso asusta, porque toma carácter de una conclusión casi exacta. No es una vidente ni una cantamañanas; es una anciana colmada de experiencia que tiene constancia matemática del lavado de cerebro a que son sometidas las masas que van como borregos conducidas al redil por las televisiones, los oradores y los predicadores de pacotilla. A su juicio, “el lavado de cerebro de las televisiones, privadas y públicas” es algo brutal. Las masas van tristemente conducidas al matadero. Ratzinger nos conduce mansamente a la oscuridad medieval. Berlusconi hace campañas televisivas para que esa oscuridad nos parezca más llevadera acompañados de una rubia barbyloca de labios carnosos y un horripilante fondo de armario de color rosa chicle bazooka años 50. A Zapatero le dice que su gobierno es de color rosa (porque para Berlusconi las mujeres siempre llevan ese color en los encajes de las bragas que a él tanto le gusta manosear) y se lo dice como un chiste graciosillo de macho reteñido y baboso que navega por el amarillo de un otoño de patriarca mafioso que vive a costa de una prensa corrupta y abaratada por chismorreos de burdel o corrala. Esperemos que semejante comentario no cale en las masas castellano leonesas (tan proclives al chiste machista y facilón) más allá de lo puramente anecdótico y nos dejen tranquilas preparando leyes que nos hagan menos duro este calvario. Porque a su pareja, Ratzinger, le viene de perlas esta nueva corriente de católicos que intentan llevar a la hoguera a quienes pretendemos nuevas leyes sobre el aborto, las células madre y las parejas de hecho, por poner sólo algunos ejemplos de las leyes que se avecinan y que estamos dispuestas a defender con uñas y dientes. Lo de la eutanasia y el agua para todos que para eso viene del cielo y nadie puede quedarse con ella, es otra guerra que empezaremos al llegar las primeras nieves del año en curso. Mientras tanto, veremos, pacientemente, cómo el folclore y la inquisición van de la manita en una nueva carrera hacia el futuro y sonreímos al imaginarnos que aún no se han enterado de un nuevo descubrimiento de la ciencia: las dictaduras son algo genético, una variable en el gen AVRP1. Dentro del amarillento terreno de la mentira y la corrupción, a lo mejor la ciencia puede hallar una fórmula para liberarnos de semejante epidemia.

 

 

 

                                               Martes 22 de abril de 2008


A %d blogueros les gusta esto: