A la cama con ellos

Esa es la cuestión: nos están haciendo la cama; nos están haciendo la cama pero que muy bien con la esperanza de que acabemos acostándonos con ellos, siguiéndoles el rumbo, cargando con sus mensajes y leyendas. Pero se equivocan. Por muy bien que me la preparen no pienso acostarme con Rajoy. No es mi tipo, vamos. Y, además, nunca fui la niña modelo que a él le hubiese gustado. Es indiscutible que tampoco soy la abuelita digna de su entusiasmo. Entre otras cosas porque soy poco propensa al desánimo. Lo siento por el señor Elgorriaga, responsable de la campaña electoral del Partido Popular que en su entrevista con el Financial Times ha pronunciado la siguiente frase: “Toda nuestra estrategia se centra en desanimar a los votantes socialistas”. Cree el señor Elgorriaga que si el PP siembra dudas sobre determinados temas la gente se quede en su casa y no vaya a votar. Sabe el señor Elgorriaga que son ellos los que no tienen un proyecto capaz de movilizar al electorado y por esa razón quieren desanimarnos y que no votemos al PSOE. Toda la campaña del PP estriba en desprestigiar al señor Zapatero para que nos hagamos cruces por su mal gobierno. Inmigración, economía y organización territorial son materias de importancia capital para nuestro país pero al PP no le interesa tratarlas de forma rigurosa y hacer propuestas serias sino, simplemente, sembrar dudas, generar desconfianza y desazón para que nos deprimamos definitivamente. Es cierto, no lo han hecho del todo bien los socialistas; no han cumplido muchas promesas y la cosa económica va mal no por ser ellos quienes son, sino por razones de mayor profundidad que no vienen al caso. Comernos el coco con gráficos del paro, escasez de viviendas y delincuencia creciente en mafias del este, norte y oeste, amén de dar caña a diestro y siniestro con ETA, no es la más afortunada de las campañas y menos como música de fondo para que triunfen las orquestas de los Zaplanas, los Acebes, las Aguirres, los Jiménez Lossantos y otros teloneros de corbata y botín. En cualquier caso, es bueno que los españoles recuerden que no es el PSOE quien trae los cayucos a Canarias ni Zapatero quien sube las hipotecas. Investiguen ustedes quienes tienen el poder de la banca, por ejemplo, y sabrán quienes tienen la culpa de que suba el pan. Sólo ese dato para que se vayan enterando quienes tienen dudas sobre si votar o no votar y a quiénes deben votar. A mí no me la dan ni unos ni otros, pero, puestos a elegir, prefiero inclinarme hacia el lado izquierdo que a lo mejor escoramos el asunto y salvamos el bote.

 

Elsa López

Martes 4 de marzo de 2008


A %d blogueros les gusta esto: